Posted on 7 Sep 2023

Reconocimientos, música, arte y esperanza se hicieron presentes en acto en homenaje a las víctimas de la dictadura.

“Los nombres de quienes no están, hoy día han vuelto”, fueron parte de las sentidas palabras de Gabriel Aldoney Vargas, exintendente de Valparaíso, al agradecer el homenaje que la Universidad de Playa Ancha, le hizo a su hermano Jaime, exestudiante de esta casa de estudios y detenido desaparecido durante la dictadura.

Y también volvieron los familiares, los amigos y compañeros en un día cargado de memoria y que la lluvia acompañó para refrescar la esperanza de los asistentes al homenaje que la universidad rindió a 16 de sus exacadémicos y exestudiantes, detenidos, torturados, ejecutados y, algunos, desaparecidos, en su acto central “A 50 Años Restaurando Memoria y Construyendo Sueños”, celebrado en un ambiente de memoria, reflexión y recuerdo.

La universidad se congregó con sus autoridades, encabezadas por el rector Carlos González, con sus elencos Ballet Gimnástico, Coro de Cámara y Ensamble Abya Yala, con el Colectivo “Bordadoras por la Memoria” y el taller “Hilvanando Memoria” que con sus libros y bordados también homenajearon a las víctimas.

También fueron recordados dos exrectores de la Upla, destacados académicos quienes marcaron a generaciones de estudiantes, siendo parte de la transición a la democracia: Normán Cortes Larrieu, primer rector electo luego de recuperada la democracia y a su sucesor, Óscar Quiroz Mejías.

Alicia Olea Salinas, exestudiante del Instituto Pedagógico de la Universidad de Chile, sede Valparaíso de la carrera de Pedagogía en Castellano entre 1971 y 1973, quien se vio forzada a abandonar su carrera y pudo retomarla en los años noventas, ve este homenaje como un reconocimiento a toda una comunidad académica: “Hay gente buena aquí, detenida desaparecida, ejecutado. Hay mucho preso político, mucho exiliado y bueno y yo creo que la universidad tomó esto de los 50 años como un reconocimiento, como también un poco de reparación hacia nuestros académicos, nuestros profes, nuestros alumnos, nuestros compañeros en realidad. Y eso, bueno, a mí me permitió, después del 90, terminar la carrera”.

Katrina Sanguinetti Tachibana, exacadémica de la carrera de Administración Turística Multilingüe, cuyo padre fue Luis Sanguinetti Fuenzalida, docente de ex Instituto Pedagógico y víctima de la dictadura, reflexionó sobre el rol que tienen las instituciones en construir historia: “Me parece que es súper coherente con lo que él siempre amó, que fue la historia, y que esta historia la construyan las propias instituciones en las cuales él estuvo trabajando. Él fue funcionario público, murió a los 38 años, una vida corta pero súper fructífera y desde el punto de vista intelectual. Era un tremendo intelectual y me parece estupendo que la UPLA que se destaca por su desarrollo social y por su conciencia social, el que acá se haga esta conmemoración para no olvidar nunca, me parece muy bien”.

Carlos Gonzáles Morales, rector de la UPLA, destacó que la universidad abriera sus puertas y conmemorara con su comunidad y con el territorio, en una actividad solemne y de reparación: “Creemos que como universidad tenemos la responsabilidad y el deber de poder rescatar siempre la comunicación es ponernos de acuerdo. La democracia, el espíritu siempre solidario, de colaboración para crecer y en conjunto, buscar un país mejor. La responsabilidad de hacer eso es estar hacia el buen vivir. Y un ejemplo es mirar lo que nos ocurrió hace 50 años este golpe cívico militar fue horroroso y que significó cambios que hasta hoy día duran. Hay heridas tremendas de grande que no se logran cerrar con un simple documento. Pero estos actos, estos homenajes para con todas esas mujeres y hombres son realmente significativo y sirven justamente para recalcar que estos hechos no deben repetirse y sobre todo valorar y respetar de manera irrestricta los derechos humanos”.

Fue la ocasión para también para redescubrir la placa recordatoria en el memorial por los Derechos Humanos, obra de la artista Lucy Lafuente, que está instalado en el patio de la casa central de la UPLA, y que fuera el primer monumento universitario que tuvo el país para recordar a quienes sufrieron las injusticias y los horrores mientras eran parte de esta comunidad. Memorial que hoy alberga los nombres de las y los estudiantes: Jaime Aldoney Vargas, Marcelo Barrios Andrade, Mario Calderón Tapia, Nelson Garrido Cabrera, Gonzalo Muñoz Aravena, Jorge Salas Paradisi y Elías Villar Quijón; y los académicos y académicas Félix Figueras Ubach, Cecilia Magni Camino, Fernando Ortíz Letelier y Luis Sanguinetti Fuenzalida.

También, se presentó a los asistentes la resignificación del mural realizado en el 2015 “Las Garras del Cóndor” denominado desde hoy “A 50 Años Restaurando Memoria y Construyendo Sueños”, trabajo del Colectivo “Mural Parlante”, la Corporación “ATAS” y estudiantes de la universidad.

Las palabras se hicieron pocas, esposas, hijos e hijas, sobrinos y sobrinas, y compañeros, dijeron presente, las nuevas generaciones también participaron, dejando en claro que no hay olvido.

Claveles adornan el memorial como cada septiembre en la UPLA, pero esta vez son más rojos, más vivos, más significativos, han pasado 50 Años y seguirán estando cada año hasta encontrar la verdad y la justicia.