Posted on 29 Ago 2017

Encuentro tuvo como objetivo que los profesionales de Santiago conozcan las experiencias de trabajo formativo que se desarrollan en los Talleres de Integración de Formación en la Práctica (TIFP) de la Universidad de Playa Ancha.

Tocar el aprendizaje

El encuentro se llevó a cabo el 19 de agosto en Valparaíso

25 profesionales de la Universidad Metropolitana de Ciencias de la Educación (UMCE) de Santiago llegaron hasta Valparaíso para conocer y experimentar las acciones educativas del proyecto “Tocar el aprendizaje”, que desarrolla un grupo de profesores de los Talleres de Integración de Formación en la Práctica (TIFP) que coordina el Departamento de Prácticas de la Universidad de Playa Ancha.

Dicho encuentro se llevó a cabo el 19 de agosto en dependencias de la UPLA a instancias de los representantes de la UMCE, en el contexto del “Proyecto piloto de mentoría B-Learning de la UMCE”, que solicitaron a los académicos porteños Yasna Pinto Ramírez, Víctor Maturana Leighton y Juan Zúñiga compartir sus trabajos formativos que realizan periódicamente con los futuros profesionales de la universidad.

Además de la retroalimentación, la actividad se centró en el fortalecimiento de la Red de Universidades Pedagógicas a través del intercambio de experiencias educativas, basadas en la visión del Departamento de Prácticas de la UPLA respecto a la filosofía de los modelos emergentes en formación inicial.

"Tocar el aprendizaje"

“Tocar el aprendizaje”

Cabe señalar, que en este evento participaron además los estudiantes TIFP Claudio Andrés Farías Soto, Alice Latorre Rojas, Sebastián Morales, Isadora Rojas Pérez, quienes cumplieron el rol de observadores de una acción de docencia universitaria y de monitores, aplicando in situ la metodología de trabajo de los talleres.

En la práctica el encuentro fue una invitación a “tocar el aprendizaje” en un espacio abierto donde los académicos UPLA activaron en los participantes tres perspectivas distintas, pero convergentes, haciéndolos transitar desde la expresividad comunicativa del cuerpo hacia la realidad comunitaria del aula en un estado de deriva, para llegar a una continúa deconstrucción de las certezas de la razón.