Posted on 9 Sep 2021

Nicholas Jackson, docente de Licenciatura en Arte de la UPLA, desarrolla investigación que busca por medio de la cocina situada (in-situ) entender el trabajo culinario con algas como arte y además lograr una aproximación a la realidad crítica de estos organismos.

Arte-comida con algas

La importancia de las algas y la crisis ambiental que acecha sus ecosistemas fueron las principales motivaciones que tuvo el docente de Licenciatura en Arte de la Facultad de Arte UPLA, Nicholas Jackson Valenzuela, para idear un singular proyecto de arte-comida donde la cocina situada (cocina in-situ) sea la forma de crear conciencia de la crítica realidad que vive este organismo en las costas de nuestra región.

Dicha propuesta de investigación-creación, financiada por la Dirección General de Investigación (DGI) de la UPLA, además de trabajar la cocina situada propone el cruce de disciplinas para conocer más sobre este vegetal endémico y entender el acecho que sufre por los desechos industriales, el extractivismo y las condiciones climáticas actuales. En ese sentido, interesa que su valor sea compartido y comprendido desde algo tan simple y cotidiano, pero al mismo tiempo fundamental, como es la comida.

La iniciativa, que se desarrolla en la Playa Chica de caleta Quintay, surge de una experiencia anterior que Jackson realizó y que lo llevó en 2020 a exponer algas por primera vez como material artístico. “Desde ese trabajo empecé a entender que las algas son algo más complejo, es decir que forman parte de cadenas industriales globales, que son la base de cadenas tróficas, que respiran CO2 y que cuando las comemos benefician nuestro cuerpo con sus variadas propiedades nutricionales”, planteó.

El proyecto lo lidera el docente de Arte Nicholas Jackson

“Este proyecto se realiza en un lugar resguardado de los efectos de desechos humanos e industriales. En ese contexto preservado trabajamos con un equipo formado por un artista, una diseñadora, un chef y un documentalista. Recientemente se sumó un grupo de biólogos marinos e investigadores pertenecientes al HUB Ambiental UPLA para integrar conocimientos de dos áreas que comúnmente se tienen por lejanas”, afirmó el docente de la Facultad de Arte.

Agregó que se busca diseñar y producir una instancia en la que se comparta, en el mismo lugar y luego en las inmediaciones de Facultad de Arte de la UPLA, un ágape de algas cuidadosamente diseñado y producido desde la integración de las distintas disciplinas involucradas. El plazo de ejecución de este proyecto artístico culinario, que entrecruza el arte, la cocina, la ciencia y el diseño, no debe sobrepasar el primer semestre de 2022.

Arte-comida

La iniciativa se desarrolla en Playa Chica de Quintay

El arte-comida se presenta como un tipo de arte enfocada en el diseño, producción, colaboración y entrega significativa de comida. Este tipo de arte no consiste en representar productos o escenas de comida a través de distintos medios o imágenes, sino en trabajar la misma comida, su puesta en escena y entrega como medio y presentación del arte y su sentido.

Es una tradición que cuenta con poco más de 100 años en la historia del arte occidental. Desde la comida revolucionaria del futurismo de Filippo Marinetti, pasando por las recetas de Salvador Dali, las instalaciones hechas con productos alimenticios de Joseph Beuys y los restaurantes performáticos de Allen Ruppersberg o Gordon Matta-Clark; hasta las intervenciones gastro-comunitarias de Víctor Grippo y performances comestibles de Robert Filliou.

Más recientemente, se pueden mencionar los menú de Rirkrit Tiravanija, las co-creaciones culinarias de Janine Antoni y las investigaciones interdisciplinarias de Natalie Jeremijenko o Maya Minder. En Chile, destaca el trabajo de artistas como Natascha De Cortillas o Adolfo Torres desde su visión territorial de los alimentos.