Posted on 11 Jul 2013

Así lo dio a conocer el académico y director del Centro de Estudios Patrimoniales de la Universidad de Playa Ancha, Luciano San Martín, en seminario organizado por el Consejo de Rectores de Universidades de Valparaíso.

Con el objetivo de realizar una reflexión y análisis en torno al Plan Director de Gestión Patrimonial de Valparaíso, por parte del Consejo de Rectores de la Región de Valparaíso y de organizaciones de la sociedad civil, se llevó a cabo un seminario en la sala Rubén Darío de la Universidad de Valparaíso (UV).

La actividad, enmarcada en los 10 años de la declaración de la Ciudad Puerto como Patrimonio de la Humanidad, tuvo un carácter de foro/panel y se inició con las palabras del rector de la UV Aldo Valle, y continuó con la exposición acerca del Plan Director a cargo de la jefa de la Unidad de Patrimonio de la Municipalidad de Valparaíso, Paulina Kaplán.

Posteriormente, se realizaron dos paneles de discusión denominados “La ciudad, las universidades y el Plan Director de Gestión Patrimonial” a cargo de Luciano San Martín (UPLA), Jorge Ferrada (PUCV), Manuel Hernández (UV) y Juan Ayala (USM); “La ciudad, la sociedad civil, el Plan Director” representados por Pablo Andueza de la Corporación Ciudadanos por Valparaíso; Sótero Apablaza del Colegio de Arquitectos porteño y Gonzalo Ibáñez Santa María de la Corporación por un Valparaíso Unido.

Luciano San Martín y académicos de las universidades tradicionales de ValparaísoEl académico y director del Centro de Estudios Patrimoniales de la UPLA, Luciano San Martín, manifestó que esta mesa refleja la mirada de la Comisión de Patrimonio de las cuatro universidades tradicionales. “De acuerdo a la lectura de los documentos que manejamos del Plan Director, éste presenta un vacío de origen con respecto a la mirada que tiene el habitante. Nuestro pensamiento es que el Plan debió haberse generado a través de una etnografía o una indagación de lo que el habitante comprende como territorio, porque seguramente cuando se publique el documento habrá una diferencia entre lo que el habitante piensa y siente y el paradigma de origen de este Plan”.

“Encontramos fundamental que el Plan Director contemple no solo en su diseño, sino que en su aplicación una participación y complicidad por parte del ciudadano y el habitante. Este plan será letra muerta si no considera la comprensión por parte de los porteños. Para ello debemos identificar una participación ciudadana que considere cómo el habitante comprende su territorio, para que no exista un eje de tensión entre lo que el ciudadano siente y percibe como propio, y las miradas técnicas del Plan de Gestión”, explicó San Martín.

En cuanto al rol de la universidad el académico de la Facultad de Arte agregó que “se visualizan dos caminos próximos: el primero es identificar y potenciar los mecanismos de transferencia de la memoria social que existe de modo natural en una carga simbólica de la ciudad y sus habitantes. Para ello la UPLA ha hecho exitosos talleres en San Felipe y Quilpué y contempla otro en Valparaíso con la recuperación de la historia oral de los antiguos talleres de la maestranza de Barón, dirigidos a vecinos y dirigentes locales. Esta vinculación de la UPLA con el mundo social es clave al momento de definir que los cambios se deben hacer desde la base social, con una ciudadanía responsable e informada. En segundo lugar debemos considerar la enseñanza de los ciudadanos del futuro que forma a los niños desde lo local a lo global, partiendo de los entornos próximos como fotografías, postales, vestuarios, epistolarios, juguetes y herramientas a entornos mayores como bajar al niño a la Plaza Sotomayor para que conozca otro tipo de patrimonio”.

Paulina Kaplán Municipalidad de ValparaísoPaulina Kaplán, arquitecto y jefa de la Unidad de Patrimonio de la Municipalidad de Valparaíso, aclaró que están finalizando la última etapa del Plan de Manejo del sitio que “va a ser la herramienta clave para ver cuáles serán los proyectos que vamos a priorizar. Entonces este plan define las políticas públicas patrimoniales y los lineamientos estratégicos de gestión. Eso es sumamente importante y representa la mayor extensión de voluntad de la autoridad en el sentido de la acción global que se emprende”.

“El patrimonio lo concebimos como un bien público que nos pertenece a todos, no solamente a las autoridades, sino que a la ciudadanía. Por esta razón valoramos esta iniciativa porque permite interactuar con la sociedad civil y empoderar a la comunidad en cuanto a exigencia y también en su responsabilidad que apunte a la conservación del patrimonio histórico urbano, sustentabilidad del patrimonio intangible y uso público del patrimonio de Valparaíso”, finalizó Kaplán.