Posted on 20 Ene 2015

José Riveros, músico, compositor y profesor de Pedagogía en Educación Musical de la UPLA realizó conciertos y charlas magistrales en Egipto, Argelia, Túnez y El Líbano en una gira que se extendió entre el 24 de noviembre y el 11 de diciembre de 2014.

José Riveros

José Riveros, músico, compositor y profesor de Pedagogía en Educación Musical de la UPLA

El pianista, oriundo de San Vicente de Tagua Tagua (región del Libertador Bernardo O’Higgins), y profesor de Pedagogía en Educación Musical formado en la Universidad de Playa Ancha, José Riveros Donoso, dio un gran salto en su carrera musical al trasladarse hasta el norte de África y Medio Oriente para realizar una serie de charlas y conciertos en los principales conservatorios de Egipto, Argelia, Túnez y El Líbano.

El compositor chileno catalogó esta gira artística como una experiencia personal y profesional sin igual y de una gran proyección internacional, que le permitió enviar un mensaje de fraternidad a esos pueblos golpeados por los conflictos políticos que se suceden recurrentemente.

Riveros Donoso viajó al otro lado del mundo avalado por sus estudios de piano clásico en el Conservatorio de la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso, por el maestro Juan Carlos Villegas, y por ser el encargado oficial de las partituras del grupo Los Jaivas, con el que trabaja hace cuatro años transcribiendo su música y realizando arreglos sinfónicos y presentaciones de la banda con las agrupaciones más importantes de nuestro país.

Fueron 17 días de viajes, charlas y presentaciones (24 de noviembre – 11 de diciembre de 2014) donde el pianista compartió con músicos, estudiantes y oyentes la música chilena y latinoamericana, con el objetivo de responder a la necesidad de mostrar el multiculturalismo en todas partes del mundo.

En su paso por África y Medio Oriente el compositor impartió clases magistrales en el Conservatorio Nacional de Música de El Cairo y en el Conservatorio Nacional de El Líbano. Ofreció conciertos de música chilena en el Centro Cultural El Sawy de Egipto; en las Jornadas Cinematográficas de Cartago en Túnez; una presentación en la TV Algerie de Argelia; y un concierto en la Universidad del Santo Espíritu de Kaslik (USEK), El Líbano.

José Riveros

Concierto en el Centro Cultural El Sawy de Egipto

-¿Cómo nace la idea de presentarse en estos lugares?

“La idea nació del hecho de querer mostrar la música chilena y latinoamericana hacia lo multicultural. Para ello me contacté hace dos años con las embajadas de Chile en África y Medio Oriente, que respaldaron el proyecto y me consiguieron espacios y salas sin costo. Luego lo postulamos a diferentes fondos nacionales, pero no obtuvimos los recursos; por esta razón decidí conseguir auspicios a nivel nacional, principalmente de municipios del sur de Chile (Tirúa, Los Álamos, Lebu y San Vicente de Tagua Tagua) los que se sumaron al apoyo de las embajadas de esos lugares que estaban vinculadas con mi proyecto anteriormente.

En Egipto, la Embajada de Chile organizó toda la agenda, en Argelia, Túnez y El Líbano pasó lo mismo. Ellos se encargaron de todo el aspecto logístico para mis presentaciones y así se pudo realizar esta gira”.

-¿Cuáles fueron los objetivos planteados al planificar esta gira musical?

“Mi idea fue iniciar una trayectoria en estos países multiculturales, pero también generar o buscar lugares donde la música chilena tradicional no haya sido difundida. Estos países son una especie de lugares raros, por decirlo de alguna manera, y donde los músicos no generan carrera. Entonces que vaya un pianista latinoamericano a mostrar la música de esta parte del mundo fue bastante impactante. Para mí es importante generar una carrera por estos países postergados, que se encuentran olvidados por las políticas culturales de Latinoamérica, situación que deja de manifiesto que en África y Medio Oriente hay toda una veta de oro por descubrir y donde los pianistas por lo general no van.

Entonces, mi principal inquietud, fue llevar y mostrar mi trabajo a un público que trasciende de una cultura distinta, ver el contexto multicultural y el impacto que iba a tener mi música en una cultura totalmente diferente a la nuestra”.

-¿Qué estilo de música fue la que presentó en estos países?

“Durante mis presentaciones y conciertos interpreté algunas de mis composiciones personales como Combarbalá, Colchagua y Arauco. Además presenté temas de grandes artistas chilenos, Violeta Parra, Víctor Jara y Los Jaivas”.

José Riveros Donoso

Concierto en la Universidad del Santo Espíritu de Kaslik (USEK), El Líbano.

-¿Cuál fue el itinerario que realizó?

“Partimos con una master class en el Conservatorio Nacional de El Cairo y un concierto en el Centro Cultural El Sawy de Egipto. En Argelia toqué en la capital Argel en el Encuentro Internacional de los Derechos Humanos con varios representantes árabes y luego fuimos a la sureña ciudad de Camiglia. Posteriormente participé en el Festival de Cartago en Túnez, donde toqué en el ciclo chileno que se presentaba en ese lugar.

En El Líbano hice una clase magistral en el Conservatorio Nacional que fue la primera actividad a nivel académico musical que hacía la embajada chilena en ese lugar. Después tocamos en la Universidad del Espíritu Santo Nacional, un concierto con la presencia mayoritaria de representantes de las embajadas latinoamericanas. Fue bastante potente nuestra gira y los nexos realizados fueron de gran importancia”.

-¿Cómo fue el recibimiento del público?

“Fue muy bueno, la gente vibró mucho con la música en los conciertos. Nunca pensé que me iba a ir tan bien, fui con una expectativa y volví con una marraquetita bajo el brazo. Mi objetivo era ir, tocar bien y hacer un buen espectáculo, pero que haya generado popularidad, no lo esperaba.

Además, tuve la suerte de tener un traductor en los conciertos y la gente aparte de escuchar la música se interiorizó del origen de ésta. En varios conciertos me pidieron repetición y me hicieron regalos, a tal punto que me invitaron para el 2015 y con más proyección”.

-¿Cómo se trabaja el tema del idioma en la parte musical?

“El idioma en este caso es fundamental y el traductor cumplió un rol de gran importancia para traspasar los conceptos técnicos musicales. En los conciertos se trabajó con material audiovisual, mostrando la imagen, geografía y ubicación de Chile y de cada compositor.

Antes de cada concierto y charla magistral se explicó dónde está ubicado geográficamente nuestro país. Por ejemplo, en la primera intervención expliqué cómo se traspasan a partituras los diferentes ritmos y su funcionalidad.

Entonces, esta didáctica gustó mucho al público árabe porque conoció una propuesta académica profesional de la música, porque no es lo mismo ir e interpretar un ritmo que va a quedar en la tradición oral, que hacer un estudio técnico de cómo nacen los temas”.

José Riveros

«Uno no piensa en la parte económica ni cuánto vas a ganar con una gira, sino que ganas otra cosa que te enriquece la vida…»

-¿Qué es lo que más rescata de esta gira?

“Puedo decir que todo lo asociado a la experiencia y a la emoción. Uno se siente orgulloso y realizado de haber pasado a otra etapa con mayor madurez, que se basa en el cariño y enseñanza adquirida en la UPLA tanto de auxiliares, profesores y gestores. Uno no piensa en la parte económica ni cuánto vas a ganar con una gira, sino que ganas otra cosa que te enriquece la vida, que no es el dinero, es decir toda la experiencia y vivencias con otras culturas te la llevas en el corazón para luego traspasarlas a la familia y seres queridos.

También quiero rescatar el impacto multicultural, el cariño de la gente y las proyecciones de regresar el 2015, lo que hace que te sientas contento porque a la mochila de experiencia, vas sumando gente, cariño y carisma. La vida te enseña muchas cosas y uno va aprendiendo y sumando hitos”.

-¿Cuál es la conclusión de esta gira por África y Medio Oriente?

“Las conclusiones que puedo sacar, no eran esperadas, porque solo viajé para obtener experiencias y seguir proyectándome, pero se anclaron cosas para seguir y volver este año. Los mismos embajadores reconocieron mi trabajo, me instaron a seguir adelante y me invitaron a regresar a otros países como Turquía, Emiratos Árabes, Qatar, Kenia y Marruecos.

Esta gira me dejó como enseñanza que hay que trabajar duro para obtener los logros esperados, y hacerlo con dedicación para que la gente crea en ti y apoye estas iniciativas, porque estos son los momentos difíciles que uno como artista pasa cuando estás dando tus primeros pasos. Entonces uno necesita el apoyo real y desinteresado de las instituciones”.