Posted on 15 May 2014

El académico de la Facultad de Arte Ricardo Loebell analiza polémica obra de “Papas fritas” instalada en las afueras del GAM de Santiago. 

Poner nuevamente el tema en el tapete y que la opinión pública no olvide lo que está ocurriendo con los miles de alumnos de la Universidad del Mar, quienes quedaron a la deriva tras su proceso de cierre. Ese es, según el profesor de Teoría e Historia del Arte de la Universidad de Playa Ancha, Ricardo Loebell, el mayor valor de la obra del artista visual Francisco “Papas fritas” Tapia, quien dice haber quemado los pagarés de los estudiantes de dicha casa de estudios para “liberarlos” del pago.

“Cuando los medios dejan de comentar una noticia como la de Universidad del Mar, se olvida que toda esa gente está prácticamente a la intemperie y que no hay recursos legales para que recuperen todo el tiempo perdido y se les indemnice como debe ser”, explicó Loebell.

Ricardo Loebell

Ricardo Loebell

Según el académico, “Papas fritas” no es un héroe, como muchos creen. “Yo creo que Francisco actúa de manera lógica. En realidad todos los chilenos deberían actuar así, pero en este caso un artista está poniendo la cara por los demás. Los artistas están haciendo el trabajo que el ciudadano ya no hace, porque ya no se agremia ni se sindicaliza”, dice.

Si bien no hay pruebas de que efectivamente Francisco Tapia haya tomado y quemado dichos documentos, Loebell reflexiona: “Robarle a un ladrón, a alguien que cometió un acto ilegal ¿es penable? Yo no sé. Si el Estado no protege a sus ciudadanos, tiene que salir gente como ‘Papas fritas’ a hacerlo”.

Intervención "Ad Augusta per Angusta"

Intervención “Ad Augusta per Angusta”

Valor artístico

Loebell también se refirió al valor artístico de la intervención “Ad Augusta per Angusta”, que Tapia instaló en el GAM de Santiago. “Es estética de pensar, no es algo que tú puedas colgar y floripondearlo en tu living. El arte contemporáneo se hace cargo de problemas que incitan a pensar a la sociedad. No es algo que embellezca, es prácticamente estética del debate. Llevar un acontecimiento a una dimensión en que todos puedan reflexionar”, afirma.

Loebell además destaca que “lo que ‘Papas fritas’ trata de demostrar es que el Estado carece de herramientas fiscalizadoras que garanticen que un estudiante, al ingresar a una casa de estudios, no sólo se forme sino que a su vez pueda egresar titulado sin que caiga en una especie de penumbra administrativa y que tenga que ser desalojado o termine la intemperie. Eso es sórdido, no debería pasar nunca”.

La Estrella de Valparaíso 15 Mayo 2014