Posted on 3 Sep 2014

Se trata de una escultura compuesta por alrededor de mil maderos recolectados en las costas de la Provincia de Valparaíso, y representa un llamado de atención respecto a la escasez y cuidado del agua a nivel mundial.

En una emotiva ceremonia realizada en la Biblioteca Central de la Universidad de Playa Ancha se inauguró la escultura “La Casa del Agua” del artista de la Facultad de Arte José Basso. El trabajo procura llamar la atención de la ciudadanía, respecto a la preocupación, cuidado y necesidad urgente de enfrentar con responsabilidad la carencia del agua a nivel planetario.

La obra, auspiciada por la Dirección General de Investigación de la UPLA y pensada para celebrar los 20 años de la declaración del Día Internacional del Agua por parte de la Organización de Naciones Unidas, consta de alrededor de mil maderos recolectados fundamentalmente en las costas de Valparaíso, desde la playa Laguna Verde hasta Quintero.

José Esteban Basso

José Esteban Basso

José Esteban Basso, profesor de pintura de la Facultad de Arte UPLA, manifestó que “esta obra es un proyecto en conjunto con estudiantes de la universidad. Todos estos maderos provienen de embarcaciones, de construcciones muy antiguas. Los palitos están modelados por el agua y su data supera los 50 años. Por lo mismo, tienen una tremenda connotación porque pueden provenir de un tsunami o algún barco encallado. Hay miles de historias que pueden contar estos palitos”.

“Este no fue un trabajo sencillo, pero sí didáctico y entretenido, ya que no todos los maderos servían. Tenían muchos hongos o cargas de sal, por lo tanto después de recolectar unos tres mil, nos quedamos con alrededor de mil, los que se tuvo que pulir y pintar varias veces, porque no es fácil que queden bien cubiertos. Tienen por lo menos unos 12 tonos de azul, lo cual conforma el color que pensé que era simbólico del agua”, explicó el artista.

Durante su intervención en el acto inaugural, José Basso reflexionó: “Esta escultura nos recuerda el planeta, un lugar de acogida y refugio. Por lo tanto, para nosotros esta casa es la universidad y el planeta mismo. Creo que al ver el azul de los palitos, la gente pensará en el agua y una vez que se entere de que se trata, será un llamado de atención permanente a su cuidado y una reflexión contemplativa, que no excluye la belleza, que busca crear conciencia de la escasez del vital elemento”.

Inauguración de la obra "La Casa del Agua"

Inauguración de la obra “La Casa del Agua”

Ximena Sánchez, directora general de Investigación UPLA, calificó el trabajo de una belleza incalculable, “entre el azul índigo y el paquete de velas nos podemos regocijar visualmente. Me parece bien que se cree una obra que llame la atención sobre el cuidado del agua a nivel planetario. Creo que la confianza está puesta en las nuevas generaciones, son ellos los que nos van a dar un mundo mejor porque son los que están preocupados por este problema. Por lo tanto, la temática me parece muy pertinente al momento que vive la humanidad”.

Carmen Gloria Arlegui, directora del Sistema de Bibliotecas de la UPLA, agradeció a los responsables que hayan elegido la Biblioteca Central para exponer esta importante escultura y agregó que “tuvimos el privilegio que hayan pensado en nosotros como depositarios de esta maravillosa obra, que de alguna manera tiene un doble trasfondo. El arte en sí para acercarlo y democratizarlo a los jóvenes, y un fin altruista de lo que es hacer conciencia del cuidado de este recurso natural y que tenemos que darle un resguardo especial”.

“Que se inaugure una escultura de estas características es de suma importancia, ya que estamos viviendo tiempos en que no tenemos conciencia, y no creamos conciencia en los niños y en los jóvenes que el agua es un bien común importante y vital. Esta es una obra maravillosa, de un simbolismo muy especial y donde José Basso nos hace sentir acogidos por la calidez de esta imagen especial”, finalizó Arlegui.