Posted on 26 Ago 2013

Así lo dio a conocer el actor y director del Departamento de Artes Escénicas de la Universidad de Playa Ancha (UPLA) a pocos días de cumplirse un nuevo aniversario de la Sala de Arte Escénico (SAE), considerada una de las más importantes de la región por traer los mejores exponentes del teatro chileno y emergente a Valparaíso.

“Nadie puede estudiar una carrera que tenga que representar sus creaciones en una sala, en el pasillo o en un patio. Nosotros partimos así, pero hoy contamos con una Sala totalmente equipada para mostrar la magia del teatro”.

De esta forma reflexiona Giulio Ferretto Salinas, director del Departamento de Artes Escénicas de la Universidad de Playa Ancha, para referirse al antes y el después de la implementación de la Sala UPLA que este 31 de agosto cumple tres años al servicio del teatro y la difusión artística cultural de nuestro país.

Emplazada al interior de la UPLA, en el cerro Playa Ancha, la SAE nació gracias a la iniciativa que presentaron hace aproximadamente cuatro años los académicos y actores Giulio Ferretto, Verónica Sentis y Marcelo Islas y que se materializó en 2010 gracias a los aportes económicos del Fondo Nacional de Desarrollo Regional (FNDR).

Lejano y distinto se ve el día en que la obra “El Inspector” de Nikolái Gogol de Raúl Osorio inauguró este espacio cultural hace ya tres años, hoy es la única carrera de la región que cuenta con un teatro propio para los alumnos y para la presentación de importantes montajes locales, regionales y nacionales.

Actualmente es considerada una de las salas de artes escénicas más importante de la región y que se caracteriza por traer los mejores exponentes del teatro chileno y emergente a Valparaíso.

-¿Cómo se gestó la implementación de esta sala en la UPLA?

“Fue un proyecto financiado por el Fondo Nacional de Desarrollo Regional (FNDR) que aportó un millón de dólares (567 millones de pesos de la época) que comprendía un diseño completo, tanto de construcción como implementación de medios tecnológicos para el teatro y las artes, realizado solamente con un equipo UPLA. En su origen lo importante fue que la universidad estuvo dispuesta a ceder este espacio que estaba perdido y que fue aprovechado para la construcción de la Sala de Arte Escénico”.

-¿Cómo definiría a la SAE?

“Lo definiría como un proyecto emblemático para la UPLA y para la Región de Valparaíso, y principalmente como un espacio para la representación de las artes como danza, teatro, música y performance. Nuestro sueño era implementar una sala de estas características y nos sentimos satisfechos y agradecidos por el apoyo de la universidad y del Gobierno Regional que creyeron en esta idea. La consolidación vino después con el gran trabajo en equipo realizado”.

-¿Estar ubicada en Playa Ancha dificulta la llegada de público?

“En un principio creíamos que sí, porque históricamente la gente no venía al teatro en Playa Ancha. Pero de a poco hemos ido ganando terreno y hoy la UPLA tiene una base y un público estable. Esto gracias a las productoras que realizan los montajes y al trabajo mancomunado de todo el equipo de la SAE”.

Sala UPLATRES AÑOS DE LA SALA DE ARTE ESCÉNICO

-¿Cuál es su evaluación durante estos tres años de la SAE?

“Han sido años buenísimos, pero difíciles. Sostener y mantener una programación no es fácil, creo que podría haber sido mejor. Lo que juega en contra son las situaciones externas que se producen cada cierto tiempo en la universidad que no permite mantener de forma continuada una programación, ya que nos vemos en la obligación de estar suspendiendo funciones por el cierre forzado de las dependencias. Creo que eso ha perjudicado a la UPLA, ya que obstaculiza proyectar un calendario. Esa es un reflexión muy seria que la comunidad universitaria debe tener, si el objetivo es que la UPLA siga siendo una universidad abierta, viva y vigente. De lo contrario, será una Casa de Estudios totalmente estancada”.

-¿Cuáles son los hitos durante estos tres años de funcionamiento?

“Fuimos los primeros en traer al Teatro Nacional Chileno a la región. Hemos tenido montajes emblemáticos como “Cinema Utopía” de Ramón Griffero, “La Amante Fascista” representada por Paulina Urrutia, “El Taller” de Nona Fernández, “La Mala Clase” y “Villa+Discurso”, entre otras. También incluimos obras relacionadas con el teatro emergente, foros de teatro contemporáneo y formamos la Escuela del Espectador. Estos son hitos relevantes que junto a la participación ciudadana han hecho de la SAE un espacio importante para la cultura y el teatro”.

-¿Cuál es el aporte cultural de la SAE a la Región de Valparaíso?

“En primer lugar es la creación de público. También pone a disposición de la ciudadanía un nuevo espacio totalmente implementado para hacer y ver teatro. Esto obedece al objetivo del proyecto y es algo que nosotros queríamos hacer. Es decir, algo que fuera y que llegara más de allá de Playa Ancha, y de hecho hemos tenido la presencia de espectadores de Calle Larga, Quilpué, Villa Alemana, por nombrar algunas comunidades”.

-¿Cuáles son las proyecciones del equipo de la SAE?

“Nuestro primer objetivo es mantener la programación e integrar más auspiciadores de la empresa privada, quienes deben entender que tiene que haber responsabilidad social de verdad, y ese es un trabajo en conjunto con la sociedad y con los grupos con mayores recursos. La idea es que apuesten por proyectos serios y de carácter masivo.

En lo que estamos de acuerdo el equipo directivo y de producción, es que el Teatro Nacional tiene que venir una vez al año a esta Sala. Asimismo, debemos seguir potenciándonos con congresos, seminarios y gestionar la venida de agrupaciones extranjeras para sumarlas a nuestra programación que tenemos en la actualidad.

Otro aspecto que queremos proyectar es el relacionado con la extensión y la vinculación de la Sala de Arte Escénico con la ciudadanía. Para ello trasladaremos los montajes a diversos puntos de la ciudad y la región para continuar manteniendo el prestigio que nos hemos ganado”.

-¿Cómo se mantiene ese prestigio?

“Se mantiene con mucho trabajo que involucra a todo el equipo y principalmente con el apoyo de la universidad. Nuestro principal desafío es seguir siendo un espacio acogedor y de reunión no solo de la comunidad universitaria, sino que también un lugar de participación para la gente que asiste a los espectáculos. También, se sustenta en los buenos comentarios por parte de los actores; a ellos les gusta venir, se sienten muy cómodos y muy bien atendidos. Nunca hemos tenido referencias negativas del lugar. Eso cada día nos empuja a estar pendientes y trabajar por mejorar las cosas que tenemos”.

-En cuanto a la importancia de la SAE para la universidad, ¿qué me podría mencionar?

“La SAE es un foco de discusión de las actividades que realiza la universidad, no solo a partir del teatro, sino que de la imagen que proyecta a la ciudadanía. Es decir, la importancia que tiene este espacio es que puede difundir la visión y misión de la UPLA. Por esta razón, nuestra Casa de Estudios debe poner mayor énfasis en la Sala de Arte Escénico, porque es una caja de resonancia para las cosas buenas que la universidad tiene y debe proyectar”.

Obra "Escandinavia"En cuanto a la celebración, ¿con qué obra festejarán?

“Hemos tenido durante este mes las obras “El Taller” de Nona Fernández y “El Dolor de Xile”, segunda parte del tríptico “Xile: La historia contada por los muertos pobres” escrita por Marco Antonio de la Parra. Para este fin de semana está contemplada “De Ricos y Avaros, subversivos postmodernos” obra financiada por el Fondart 2013. El montaje cuenta con la participación de alumnos y profesores de la carrera de teatro de la Universidad de Playa Ancha bajo la dirección del académico Marcelo Islas. Para cerrar la celebración, el 30 y 31 de agosto llega desde Argentina la obra “Escandinavia”, montaje escrito por el dramaturgo Lautaro Vilo y con la dirección y actuación de uno de los nombres fundamentales del teatro trasandino, Rubén Szuchmacher”.

Rafael Aucapán M.

Periodsita, Facultad de Arte UPLA