Posted on 3 May 2013

“Carlos Hermosilla: Paisaje Industrial” es una selección de 33 obras que el destacado artista donó a la Universidad de Playa Ancha para su difusión.

Una selección de grabados pertenecientes al Fondo de las Artes de la Universidad de Playa Ancha será inaugurada el lunes de 6 abril, a las 11.30 horas, en el Centro Integral para el Desarrollo Humano, Casa Abierta ENAP de Concón. Se trata de la exposición “Carlos Hermosilla: Paisaje Industrial” que reúne 33 obras del fallecido artista nacional.

Esta muestra es una selección de la amplia producción que el artista donó al Fondo de las Artes de la UPLA -entidad que alberga la colección de estampas más grande de nuestro país- y que reúne técnicas como aguafuertes, xilografías y linografías. El énfasis de la propuesta expositiva está dada por la relación entre hombre y paisaje industrial y el proceso de industrialización del país generado a mediados del siglo XX, de la cual la refinería de petróleo formó parte.

Al respecto, su curador y académico UPLA, Alberto Madrid Letelier, manifestó que “en el paisaje que graba Hermosilla se pueden encontrar elementos de una iconografía que remite a industrialización. En sus obras se distancia de lo dominante, se propone el doblamiento del territorio por intermedio de la emergencia del sujeto y su vinculación con la actividad productiva”.

“La mirada de Hermosilla responde a otra evangelización, centrada en la construcción del sujeto popular, que se diferencia de los rostros de la oligarquía en los cuadros de pintura de género. Ahora, progresivamente, van apareciendo de la invisibilidad los rostros anónimos del pueblo que van adquiriendo un lugar simbólico”, agregó.

“Carlos Hermosilla: Paisaje Industrial” estará abierta al público de manera gratuita entre el 6 de mayo y el 14 de junio en Casa Abierta ENAP, ubicada en Tierra del Fuego esquina Magallanes, Concón.

Construcción-Carlos HermosillaCarlos Hermosilla

Nació en Valparaíso el 18 de octubre de 1905, al interior de una familia modesta. Su madre le enseñó la pasión por el arte y de su padre, obrero litográfico, hereda el oficio de grabar. Este vínculo lo marcaría definitivamente, inspirando en él una auténtica vocación por crear a partir de las visiones del mundo que poseía. “Nunca he pretendido hacer un arte social. Simplemente estoy reflejando mi mundo y mi vida. Si hago una cara de obrero o de niño de pueblo, me sale sola. He vivido en barrios populares. Estuve en Concepción y Lota. Más que un compromiso, hay una forma de lealtad con mi clase”, indicaba el maestro.

Se reconoce en Carlos Hermosilla una profunda vocación formadora, que lo llevara a ocupar el cargo de profesor de Dibujo y Grabado en la Escuela de Bellas Artes de Viña del Mar, donde en 1939 fundó el taller de grabado y a partir de ese taller surge el Grupo de Grabadores de Viña del Mar. Fueron 34 años de enseñanza, en los cuales su acción pionera formó maestros como Medardo Espinosa, Ciro Silva, Sergio Rojas, Lilo Salberg, Ginés Contreras y Roberlindo Villegas, entre muchos otros.

Artista de gran destreza en técnicas calcográficas, tales como aguafuerte, aguatinta o puntaseca. Alcanzó sus cumbres expresivas en las impresiones de relieve (xilografías y linograbados), además de litografías y aguafuertes impresas tipográficamente, así como en dibujo y pintura. Falleció en el sector de Forestal de Viña del Mar en 1991.