Posted on 25 Abr 2013

En sus vacaciones en Chile, la artista y creadora Carolina Gimeno hizo un alto y volvió a las aulas de la Facultad de Arte de la Universidad de Playa Ancha, ahora consagrada como un referente internacional en la Joyería Artística Contemporánea, esto luego de un largo proceso iniciado en 1999 cuando ingresó a la UPLA como Talento Especial.

Posteriormente vivió en Barcelona entre 2001 y 2010, para volver a Valparaíso ese año y terminar sus estudios. Actualmente cursa un Máster en Artes, en Joyería Artística, en Konstfack, University College of Arts Crafts and Design, Estocolmo, Suecia.

En su visita a la universidad la Licenciada en Arte fue recibida por Alberto Teichelmann, decano de la Facultad de Arte, quien destacó el trabajo de la artista porteña, su perseverancia y los logros obtenidos en el extranjero. Por su parte, Gimeno agradeció las palabras del académico y le entregó un ejemplar del libro PUSH Jewelry: 30 Artists Explore the Boundaries of Jewelry, donde forma parte de un selecto grupo de artistas de joyería contemporánea, publicación que fue incorporada al Sistema de Bibliotecas de la UPLA.

– ¿Qué destacas de tu paso por la UPLA y tu formación en su Facultad de Arte?

“Mis primeros años como artista visual los inicié acá. El haberme formado en esas técnicas me permitió dominar el arte en un área poco habitual. Es decir, hago arte con otros medios, donde capto el objeto que se lleva al cuerpo y que en términos generales y comunes se entiende como joyería. Esta formación me ha ayudado a entender que las cosas tienen una definición, este background o trasfondo de conocimiento me ha ampliado la mirada. Eso me da pie a que cada vez que hago una obra, realizo una investigación desde mis orígenes, lo traslado al mundo del patronaje (diseñar y adaptar patrones) y aplico una metáfora de lo que es el cuerpo, una serie de formas u objetos que se pueden llegar a concebir como joyas “para el cuerpo”.

– ¿Cómo surgió el interés por la Joyería Artística Contemporánea?

“Cuando me fui a vivir a Barcelona en 2001 tuve la oportunidad de viajar por muchos países, por una necesidad personal. Allá existía la Joyería Artística Contemporánea. Visité Amsterdam, me fui interiorizando y a la vez descubriendo mi veta artística. Es todo un proceso creativo en base al arte más que al diseño. Las piezas van apareciendo, las condiciones se dan, no pienso en la capacidad de reproducir el mismo trabajo… es como pintar un cuadro dos veces, no va conmigo. Y eso me ha permitido ingresar y consolidarme en el circuito de la Joyería Artística Contemporánea. Además he tenido la suerte de haber sido seleccionada para Talente, en Bavaria, Alemania, y también fui invitada a la exposición Think Twice: New Latinoamerican Jewerly, en 2010 en el Museo de Arte y Diseño de Nueva York. Si te posicionas en el circuito, sigues siendo seleccionada para nuevas exposiciones y eso significa que lo que haces tiene repercusión”.

– ¿Cuál es el itinerario que te espera al regresar a Europa en el corto plazo?

“Aparte de las exigencias propias del Máster, el 24 de enero mi trabajo va a exponerse en Palm Beach, EE.UU., en una galería especializada, y el 22 de febrero estaré dictando una conferencia en el Museo de Artes Aplicadas de Tallin, Estonia”.

– A partir de tu experiencia, ¿qué puedes aconsejar a los alumnos que ingresan a la UPLA, en particular a carreras ligadas al arte?

“Que independiente de tener expectativas como estudiar Arte, por ejemplo, uno siempre tiene que valorar las herramientas que se pueden llegar a obtener y que no se pierda el objetivo planteado. Como sea, tienes que alcanzarlo, tenerlo claro, debes creer en ti mismo. ¡Y creerse el cuento! Lo que sí, serán muchas, pero muchas horas de trabajo y es necesario asumir una disciplina, que es lo que más le cuesta a los artistas”.