Posted on 19 May 2015

“Teatro en Valparaíso tras la democracia plena (2000-2010) el renacer de la formación universitaria”, fue presentada en la UPLA por el investigador teatral Juan Barattini Carvelli y el crítico de la disciplina y periodista Leopoldo Pulgar Ibarra.

El lanzamiento de la investigación se realizó en la Sala UPLA

El lanzamiento de la investigación se realizó en la Sala UPLA

Una importante investigación que da cuenta del escenario del teatro en la Región de Valparaíso durante la primera década del siglo XXI se presentó en la Sala de Arte Escénico de la Universidad de Playa Ancha. Se trata de “Teatro en Valparaíso tras la democracia plena (2000-2010) el renacer de la formación universitaria”, trabajo realizado por la académica de la Facultad de Arte UPLA, Dra. Verónica Sentis y su colega Lorena Saavedra.

El lanzamiento del trabajo investigativo, financiado por el Fondo Nacional de Desarrollo Cultural y las Artes (Fondart), convocatoria 2014, contó con la presencia de actores porteños, estudiantes y académicos de las escuelas de Teatro de la Región de Valparaíso, y la participación especial del destacado investigador teatral Juan Barattini Carvelli y del crítico teatral y periodista de la revista quincenal “Punto Final” Leopoldo Pulgar Ibarra, quienes fueron los encargados de presentar este registro renovado del quehacer de la disciplina durante el período estudiado.

Verónica Sentis Herrmann, doctora en Teatro, explicó que la investigación consistió en “levantar información de todas las compañías de teatro relevantes, de todas las escuelas de formación de actores y entender quién daba clases, cuáles eran las mallas que se producían y cuál fue el modelo bajo el cual se formaron. Por medio de entrevistas a directores de escuelas de Teatro de la zona, generamos documentación que da cuenta por qué nacieron, por qué quebraron y por qué cerraron. En el caso de las compañías recogimos información de todo lo que produjeron, y cuáles son las imágenes de las puestas en escena que han quedado. Es una perspectiva histórico panorámica que va a permitir, de ahora en adelante, estudios más específicos y más acotados porque ya existe un registro sobre la cual pivotear”.

Lorena Saavedra / Verónica Sentis

Lorena Saavedra / Verónica Sentis

“Este estudio va a permitir a los actores entender que no están haciendo teatro ex nihilo, desde la nada, sino que son parte de una historia, de un continuo. Desde ahí el concepto de memoria y de entender lo que hago como parte de un devenir que me inscribe en ese acontecer y me hace parte de algo en lo cual no estoy solo. De alguna manera, con el desarrollo de una disciplina teatral que evoca la noción de reunión y colectivo, se debe asumir como parte de una historia que da a los actores identidad, los potencia, estimula, y porque no decirlo los legitima”, agregó la académica de la Facultad de Arte UPLA.

En cuanto a las principales conclusiones, Sentis Herrmann destacó que el estudio reveló que hubo una ausencia de planificación estatal, y primó el concepto del teatro como un producto regulado por el mercado en la excesiva apertura de escuelas de Teatro en el periodo estudiado, existiendo posteriormente una irracionalidad en el cierre de los establecimientos de formación de actores. Sin embargo, según la investigadora, “esta situación generó un avance en el teatro local y en su productividad, que ha permitido interactuar entre una y otra generación que ha hecho teatro acá desde los años ´50 en adelante. De cierta forma se generó la sensación de un continuo y de algo que no se está muriendo, que era lo que ocurría hasta aproximadamente el 2002, sino que va en desarrollo, que tiene variedad y que se manifiesta”, explicó.

Verónica Sentis / Juan Barattini

Verónica Sentis / Juan Barattini

Juan Barattini Carvelli

Para el investigador teatral chileno este estudio pone sobre la mesa un mapa de conocimiento que será la base para en un futuro iniciar un trabajo de cooperación entre las escuelas de teatro públicas como son las universidades de Playa Ancha y de Valparaíso. “Esta investigación privilegia un análisis profundo de las escuelas de teatro y sobre el quehacer teatral en la región, hecho que debe proyectarse a través de investigaciones sobre la actividad teatral, sobre el oficio de actor y el teatro mismo, porque son trabajos justos y necesarios en cuanto a lo sociológico e histórico”, complementó.

“Es importante, además, mencionar que el trabajo mostrado da cuenta que no todo el teatro se agota en la universidad, sino que lo podemos encontrar en todos los espacios imaginables de la sociedad. Es necesario conocer el presente y el pasado para proyectar el futuro, y en ese contexto ojalá se pudieran hacer proyectos en común que alcancen una reflexión acabada del teatro, pero para eso es crucial que la universidad pública financie las actividades relacionadas con la investigación histórica, sociológica, y con el quehacer teatral que en esta región es bastante”, dijo Barattini Carvelli.

Leopoldo Pulgar / Verónica Sentis / Juan Barattini

Leopoldo Pulgar / Verónica Sentis / Juan Barattini

Leopoldo Pulgar Ibarra

El periodista de teatro y columnista de “Punto Final” y Radio Bío Bío acotó que el trabajo investigativo de las autoras es el punto de partida para motivar a los actores a conocer una docena de compañías de teatro catastradas hasta el 2010, y que da las directrices para conocer sus perfiles y características que representan al propio teatro porteño. “Tener información de hechos que uno desconoce tiene gran relevancia, más aún cuando existe mucha ignorancia en la sociedad en muchos aspectos. Los datos de un estudio son el inicio que nos permitirá rastrear algo que existe y conocer sus posibilidades de proyección; eso debe entenderlo y conocerlo cualquier artista y en este caso el artista teatral, quien debe necesariamente ver teatro para conocer lo que hacen sus pares”, añadió.

“Esta es una publicación que refleja un arduo trabajo con una enorme cantidad de información que entrega un panorama desconocido del teatro porteño, estudiando cómo las universidades han contribuido en la formación de un movimiento teatral actualmente existente. Hace un recorrido en el contexto político, económico, social y cultural-educativo al interior del cual se dan estas experiencias de teatro escénico. Aquí hay datos objetivos, hay compañías con nombres y apellidos que existieron en un periodo determinado y que de acuerdo a la investigación obedecen a determinadas causas y origen, es decir este trabajo es un aporte, una visión del teatro respecto a la influencia de las universidades que hay en la zona y que lo diferencian del penquista, antofagastino o santiaguino. No es lo mismo el desierto que la Patagonia, hay contextos humanos, sociales y geográficos para el desarrollo propio, a partir de las raíces que denotan identidad y pertenencia más allá que tengan cualidades positivas o negativas”, finalizó Pulgar Ibarra.