Posted on 28 Sep 2016

Tras una residencia de 30 días, el docente UPLA inauguró y clausuró la exposición “Simulacros Peda(E)gógicos” el viernes 30 de septiembre en O’Higgins 1270 -Plaza Cívica- Valparaíso.

Simulacros Peda(E)gógicosEntre las 19.30 y 23.00 horas del viernes 30 de septiembre se expuso en la Sala Puntángeles de la Universidad de Playa Ancha y la Cámara Aduanera de Chile A.G., la exposición “Simulacros Peda(E)gógicos” que el artista y académico de la Facultad de Arte UPLA Mario “Paté” Ibarra inauguró y clausuró en este recinto, ubicado frente a la Plaza Cívica de Valparaíso.

La muestra, compuesta por pinturas, acuarelas, instalaciones y videos, es el resultado de la residencia que el destacado artista visual porteño desarrolló por 30 días en la sala de exposiciones, periodo que en compañía de estudiantes de las asignaturas que imparte transformó este espacio en taller pedagógico de arte para producir las obras que serán expuestas.

Mario IbarraAl respecto Mario Ibarra dijo que “la exposición se estructura desde la praxis artística que rige los procedimientos didácticos en los talleres de formación artística, especialmente en el ámbito universitario. La acción simultánea de estos procedimientos se presenta difusa, subjetiva y procesual, por lo cual el artista/profesor recurre a la práctica artística y magnifica las capacidades de comunicación del objeto artístico en función del hecho educativo”.

Asimismo explicó que por la implicancia subjetiva y la complejidad de los símbolos que se establecen en el vínculo con los estudiantes, estos se convierten en una relación difusa con el ego-docente. “Es ahí donde el objeto artístico actúa como mediador entre la subjetividad del artista/profesor y el alumno activo/receptivo, encontrando el espacio apropiado para la reflexión y producción de artefactos visuales que pueden ser aprendizaje, ya que el artefacto, más que una respuesta es siempre una pregunta que precisa de la intervención del otro para generar sentido”, agregó.

Las obras fueron elaboradas desde la mirada o el compromiso con la pintura como práctica pedagógica que invita a (re)interpretar el acto de comunicar en la exploración de diferentes formas y soportes como un proceso continuo de creación artística, interconectados y tejidos para crear nuevos significados de lo vivencial.

Simulacros Peda(E)gógicosEsto dice relación con ficcionar una “pintura de quebrada”, donde ésta se toma los terrenos de la pedagogía, tal como sucede en las ocupaciones territoriales informales en las quebradas de Valparaíso. Así, el encuentro de dos laderas (pintura y pedagogía) se transforma en un territorio de aprendizaje y crecimiento personal, siendo las laderas una sencilla y, a la vez, potente metáfora de la vida y los retos a los que las personas se enfrentan. Es decir, es una forma de plantear una producción artística en cuanto al ejercicio pedagógico.

De acuerdo a esto el artista UPLA complementó que “la ‘toma’ del espacio expositivo alude a construcciones informales donde lo vivencial recorre las ‘fisuras’ de estos saberes, como punto de referencia para empezar a escalar un camino posible desde una dimensión que considera el habitar entre laderas, no solo geográficas sino conceptuales, y que su configuración diferencial depende en gran medida de las relaciones filiativas, significativas, y placenteras que los individuos logran establecer con su medio social y geográfico”.