Posted on 5 Jun 2023

Director de la carrera desde 2021, ingresó como académico de Actuación en 2006, tiempo suficiente para recordar y proyectar los desafíos de la disciplina que cumple dos décadas formando actores y actrices en las artes escénicas.

Cumplir 20 años formando profesionales en las artes escénicas no es una tarea fácil, al contrario en su desarrollo se conjugan muchos elementos que dificultan su quehacer, especialmente porque, al ser el teatro una disciplina que basa su desarrollo en acciones mayoritariamente prácticas, busca obtener un resultado fuerte y potente en lo que es formar actrices y actores con una capacidad de enfrentarse a los distintos escenarios y dificultades escénicas.

Lo anterior, fue parte de la evaluación y el norte de las académicas y de los académicos que decidieron en 2003 reabrir la carrera de Teatro en la Universidad de Playa Ancha, 30 años después del cierre de la Escuela de Teatro de la Universidad de Chile, sede Valparaíso, de la cual es heredera, como una carrera profesional de actores y actrices que estuviera bajo el alero del Estado y que asegurara la calidad de la formación dramática en la Región de Valparaíso.

Giulio Ferretto, Marcelo Islas, Verónica Sentis, Jenny Pino, Humberto Duvauchelle, Naldy Hernández, entre otros, fueron quienes convencidos y convencidas de su proyecto dieron el primer paso para que en Playa Ancha recomenzara la carrera en una época donde el formato era muy diferente al teatro tradicional (no en su estilo), con otra dinámica y con una ciudad diferente, que no contaba, por ejemplo, con el Parque Cultural ni la Sala de Arte Escénico.

Andrés Hernández Hidalgo, director de la carrera de Teatro desde 2021, observa con orgullo y cierta nostalgia estas dos décadas de formación y de vida de la carrera. Si bien el nexo con la Universidad se dio a partir de 2006, cuando ingresó como profesor de Actuación, rememora en que la carrera partió como un proceso incipiente de vida universitaria que comenzaba con profesionales o formadores universitarios, lo que se complementaba con la presencia de jóvenes que, según afirmó, estaban con una vocación a mil, porque directamente lo que querían hacer era estudiar y hacer teatro a como diera lugar, y en los espacios que fuesen.

-¿En qué momento se encontraba la carrera de Teatro cuando ingresó como académico?

“Cuando llegué (2006) como profesor de la asignatura de Actuación, la carrera estaba egresando la primera promoción. Me tocó observar la época del primer resultado de estudiantes que terminaban su proceso académico. Al mismo tiempo, fui parte de la bienvenida a las y los estudiantes que comenzaban su labor profesional, o más bien, artística. Fui testigo además como las y los jóvenes de la época comenzaban tímidamente con la generación de compañías en un momento donde se veía una actividad medianamente local. Creo que fue muy importante el rol de las generaciones que egresaron de 2006 en adelante, de las cuales he sido parte de su formación.

Es importante destacar que la primera generación era bastante amplia en cantidad, y las expectativas tanto para la carrera como para las y los estudiantes eran muy altas. Haber sido parte de ese cruce fue un momento súper importante para mi y para todos quienes estábamos observando como una primera generación terminaba su proceso”.

-¿Cuáles son las aspectos más reconocibles de la carrera de 2003 a la fecha?

“Creo que uno de los aspectos más reconocibles, visto desde lo elemental, es que ha perdurado en el tiempo la formación profesional de interpretes, eso a pesar que las y los estudiantes solo tienen cuatro años de formación. Sin embargo, han quedado y siguen quedando en buen pie para enfrentarse a las dificultades de la carrera profesional y como profesionales de las artes escénicas, aspectos que además les permite, desde cero, poder generar y conformar equipos de trabajos e ir abriéndose espacios en el circuito o en la actividad teatral local y nacional.

Creo que ahí de alguna u otra manera lo que inició el profesor Giulio Ferretto, quien dio el germen para este trabajo de cruzar grandes figuras del teatro chileno con personas mas jóvenes, dio un resultado bastante fuerte y potente en lo que es formar actrices y actores que se caractericen por tener una capacidad de enfrentarse a los distintos escenarios y dificultades escénicas.

No debemos olvidar que las generaciones eran muy diferentes a las actuales, principalmente porque no existían la redes sociales y la Internet estaba recién partiendo, lo cual resulta bastante decidor. En ese momento la carrera de Teatro ya había partido en la UPLA, en la Universidad de Valparaíso ya se impartía y el Duoc UC se caracterizaba por tener un perfil no muy relacionado con la actuación teatral.

En esa época, la carrera prácticamente se dedicaba a buscar espacios de trabajo. Se había comenzado en el Teatro Municipal, luego se ocupó el Teatro Mauri para clases y egresos de estudiantes y también las dependencias originales de la excarcel de Valparaíso”.

-¿Qué hitos destacaría de las dos décadas de existencia de la carrera?

“Creo que hitos importantes podríamos mencionar los egresos de las primeras generaciones, los montajes teatrales de sus practicas profesionales, que de alguna u otra manera permitieron ir mostrando la carrera a la ciudad. Es decir, los primeros cuatro o cinco años fueron muy importantes porque permitieron instalar a las y los estudiantes en la Universidad y a los profesionales formados en la UPLA que iban apareciendo.

También, nombrar a aquellas y aquellos jóvenes que se han instalado de forma permanente, ya sea siendo parte de alguna compañía local o como formadores de otras. A ello se suman las y los profesionales del teatro que han vuelto a la carrera a trabajar como formadores de personas tras haber sido estudiantes de generaciones anteriores.

Otro hito fue la instalación de la Sala de Arte Escénico, creo que fue clave para la carrera, para la Facultad de Arte y también para la Universidad poder abrir un espacio de estas características. Con la apertura de la Sala se validó la actividad teatral en la universidad, y con el tiempo se fue abriendo a espectáculos provenientes de fuera que se comenzaron a mezclar con los trabajos de creadores de la propia carrera que actualmente nutren la cartelera de un alto porcentaje.

Puedo nombrar varios otros hitos, pero no puedo dejar de mencionar el Festival en Pequeño Formato Humberto Duvauchelle, creado en 2012 por estudiantes regulares de la carrera en honor al profesor, actor y director teatral fallecido en 2019. Han sido 12 años de una actividad permanente, con una capacidad de producción y creatividad que ha permitido que las y los estudiantes puedan validarse académica y artísticamente con sus pares de otras escuelas de la Región y el país.

Otro importante acontecimiento a destacar, e implementado hace algunos años, es el propedéutico de Teatro, programa dirigido a estudiantes de cuarto medio, egresadas y egresados de enseñanza media que quieran estudiar la carrera en la Facultad de Arte de la UPLA. Las y los estudiantes que aprueban dicho programa pueden ingresar directamente a la carrera sin rendir la prueba de ingreso obligatoria por la vía de admisión regular.

Es un programa virtual que se inicia el segundo semestre de cada año y culmina a fines de noviembre, y consta de tres módulos a rendir: Introducción a la Actuación, Introducción a la Expresión Oral e Introducción a la Expresión Corporal”. Más información en https://www.upla.cl/admision/propedeuticos/.

¿Cómo ha evolucionado la enseñanza y la formación académica en este periodo de tiempo?

“Estamos en un proceso de revisión de malla curricular (Innovación curricular) para en el fondo actualizar lo que hace 20 años atrás se planteó como muy ad hoc a la época. En la actualidad hay que abrirse a nuevos espacios como lo es la actuación frente a cámara, y permitir una formación más amplia en las líneas troncales (movimiento y voz) que tenían menos tiempo de dedicación. También potenciar aún más el área teórica que de alguna manera se ha abierto como un área de desarrollo en la carrera que estimula a las y los egresados a continuar en el plano de la investigación.

Es bien interesante ver cómo en el tiempo se ha dado una mixtura entre lo que puede ser un cuerpo docente de base que opera las distintas líneas y artistas jóvenes de renombre que han estado en distintos momentos de la carrera. Creo en ese sentido que ha sido bien importante como se ha mantenido en el tiempo una formación llámese desde las bases o como se planteo el inicio de esta carrera, pero siempre abierto a nuevas miradas y lenguajes que puedan reactualizar lo que se está desarrollando.

Ha sido una época que parece breve, pero ha sido bastante importante para la ciudad. Ha permitido de alguna manera que la actividad teatral, más que reinventarse, encuentre nuevos actores, nuevos agentes y nuevos artistas de la actividad; en eso creo que ha sido muy importante”.

-¿De qué manera afectó la pandemia a la carrera que en gran porcentaje se desarrolla de manera presencial?

“Creo que fue bastante duro y complejo por la falta de compatibilidad del desarrollo de una actividad práctica con las características de la pandemia y la educación a distancia. Fue un momento de mucha crisis para el formato de formación para quienes llevaban adelante esto y para las y los estudiantes. Todos vimos ahí una gran dificultad, y que por suerte el 2022 fue bastante clave para la carrera y para poder replantearse como volver a retomar la actividad y dónde poner los acentos”.

-¿Qué aspectos destacan de la carrera de Teatro en la actualidad?

“Destaca de alguna u otra manera que estamos súper vinculados con la actividad teatral vigente. Tenemos años con nuestros estudiantes titulados haciéndose participes de forma permanente de la actividad teatral y finalmente creo que el teatro (Sala de Arte Escénico) aunque sea un lugar de exhibición, es un espacio como no existe para tener docencia y creación. Actualmente con nuestros estudiantes tenemos clases ahí, ensayamos y de alguna manera hemos ido encontrando una suerte de espacio-laboratorio. Entonces creo que hay una mezcla entre cuerpo docente, experiencia de los titulados, infraestructura y la presencia que hay inevitable en la ciudad. A mi, personalmente, me pone recontento eso, porque también he tenido la suerte, desde el 2008, de estar trabajando con alumnos regulares o personas que se han titulado acá, y es súper placentero el vínculo que va más allá del aula. Eso es importante”.

-¿Cómo se proyecta la carrera de aquí en adelante?

“Esta suerte de proceso que se ha ido dando de poder permitir gradualmente la incorporación de personas que estudiaron en la carrera y que puedan participar de estos procesos formativos es importante. Entendiendo que el primer cuerpo docente ha ido creciendo y puede ir encontrando actividades a fines que ya no son la docencia directa, sino otros campos de desarrollo para que nuevas generaciones vinculadas a la carrera y externas también puedan actualizar el enfoque y la mirada de lo que es el teatro, que está, y el que vendrá. Porque en ese sentido uno desarrolla un camino, pero finalmente es la gente joven la que trae nuevas miradas, inevitablemente”.

-¿Que actividades tienen contempladas para celebrar estos 20 años?

“No existe día especifico de conmemoración. Nosotros tratamos de dilucidar cuál era el momento y establecimos que era desde mayo a diciembre de 2023 la celebración de los 20 años. Partimos en mayo con el lanzamiento del libro de la profesora Jenny Pino Madariaga “Inusual Mundo Autista” en el Museo Universitario del Grabado, continuaremos con la extensión del Festival Humberto Duvauchelle y después con tres proyectos de creación de docentes y estudiantes. En primer lugar está el proyecto teatral de estudiantes que están titulándose, un segundo proyecto con profesores y alumnos regulares y por ultimo un trabajo de egresadas de la carrera que está por confirmarse.

Lo anterior se cruza con una memoria de los 20 años que será presentada a la comunidad en noviembre. Eso son los hitos matrices de este año junto con muchas otras acciones que van de la mano de la versión 12 del Festival Humberto Duvauchelle y otras pequeñas acciones”.