Posted on 4 Ene 2018

Desde el viernes 5 y hasta el domingo 14 de enero estará en cartelera esta nueva producción teatral de la UPLA. La entrada es gratis para el público.

Afiche “La melancolía de los bárbaros”

Afiche “La melancolía de los bárbaros”

La Sala UPLA comienza con su temporada de espectáculos con “La melancolía de los bárbaros”, cuyo texto pertenece al costamarfileño Koffi Kwahulé, quien plantea la hibridez cultural en una sociedad que recibe la migración con recelo, pero que al mismo tiempo asume ciertas costumbres que modifican su mirada frente a lo religioso, a lo femenino, a las relaciones grupales y a la aplicación de la ley.

Este montaje, que estará en cartelera entre el 5 y el 14 de enero, se trata de un nuevo egreso de actores de la carrera de Teatro de la Universidad de Playa Ancha, donde diez jóvenes finalizan su formación actoral.

El elenco está conformado por Fernanda Molina, Jean Pierre Vargas, Felipe Mena, Savka Plancic, Ignacio Barrales, Camila Corona, Melissa Ramírez, Vania Erazo, Lilia López y Tamara Valenzuela.

En la dirección del montaje se encuentra Víctor Montero, actor de gran trayectoria en producciones televisivas, cine y teatro. En la actualidad es parte del elenco de la telenovela “Perdona nuestros pecados”. En cine acaba de formar parte del elenco de la primera co-producción de ficción de la Universidad de Playa Ancha, “El Paso del diablo”, además será parte de la película “Pacto de Fuga” junto a Benjamín Vicuña.

Víctor Montero

Víctor Montero

Para Montero la elección de esta obra para culminar un proceso tan importante en la formación de esta nueva generación de actores de la UPLA, se debe a que la creación de Kwahulé “es un gran texto contemporáneo. Es contingente y significa un salto cualitativo para los imaginarios de los chicos que egresan. No existía traducción de ese texto, así que se hizo de manera muy artesanal, pero apasionados por descubrir y trasladar su imaginario al nuestro”.

La melancolía de los bárbaros se pregunta por el destino de una sociedad que sobrepasa límites del orden establecido donde el vicio, el deseo y el desorden terminan por descomponer las relaciones y poner en riesgo el futuro.

La propuesta de la dirección busca enfrentar a los actores a un gran formato. “Nos propusimos trabajar con la distancia, con la escala: todos los elementos escénicos son a escala real, gigante. Para que se vieran los personajes pequeños ante lo inmenso de sus problemáticas, sus amores y sus deseos”, adelanta su director sobre el diseño realizado por Tamara Figueroa.

Esta obra tendrá funciones desde el viernes 5 de enero a las 21.00 horas, para luego modificar su horario a las 20.00 horas los días 6, 11, 12, 13 y domingos 7 y 14, a las 19:00 horas. La entrada es gratuita previa reserva en www.salateatroupla.cl.

Reseña

El “Comisario” designado para salvar la moral del colectivo llega a imponer la ley, a su manera, con violencia y recelo. El amor lo coge, al tiempo que se siente “llamado” a cumplir una “misión” que escapa a su rol: Se enamora e intenta, a través de su nueva visión de la ley, salvar a esta ciudad capital y al que él considera su “hijo”. “Zac” es el líder innato que él intentará salvar, a pesar de su comportamiento y de estar involucrado con “Baby Mo”, la chica amazona que lidera desde las sombras el nuevo orden que el “Comisario” no logra ver ni comprender.

La melancolía de los bárbaros

La melancolía de los bárbaros

Se culpa a los que vienen a invadir las murallas de la ciudad, asumiendo al mismo tiempo sus costumbres y su moral. Finalmente, peor es el comportamiento asumido más que la invasión misma. ¿Qué orden moral se puede instituir desde el fascismo y desde la violencia?

Todos son víctimas de las bases derruidas de la sociedad que se intenta “proteger” de lo extranjero, de lo diferente, haciendo un vano intento por cambiar lo que inevitablemente quedará igual. Y peor.

La muerte, el deseo, el desenfreno, el exceso, son los elementos que arman la gran verdad que se viene a entregar a través de una mentira. Nadie ama a nadie, finalmente. Nadie dice la verdad. Nadie cumple la ley. El delincuente es el “otro”, cuando en verdad el pecado y lo amoral habita en el interior de cada individuo de esta ciudad capital, que espera el holocausto definitivo, para surgir, como Sodoma, desde las cenizas de lo que fue. El paso, eso sí, es doloroso y criminal: el que dice amar, no ama. El que dice creer, no cree. El que hacerlo bien, lo hace mal. El que se rebela, se autosilencia.

Kwahulé configura un patriarcado en su límite terminal, pero que se niega a morir en pos del femenino que ronda de diferentes formas. Lo tradicional no permite el paso al poder de este nuevo femenino que se plantea en la dramaturgia. El masculino intenta prevalecer con violencia, pero el autor desliza este femenino que avanza a través de las amazonas que se vienen a tomar el poder, con una dinámica de trampas basadas en la verdad, en la verdad que es mentira. Porque en esta obra, toda verdad es una mentira.

Koffi Kwahulé es uno de los escritores africanos más prolíficos de fines del siglo XX. Desarrolló sus estudios y gran parte de su trabajo en Francia, perteneciendo a la generación de escritores franceses de origen africano o árabe, que confrontan desde dentro la problemática de la migración y de la transculturización; lo negroide y lo musulmán enfrentados a la cultura francesa, otorgándole valor a la(s) tradición(es) llegadas a la tierra gala desde lo africano y desde el oriente medio. Su dramaturgia esta evidentemente influenciada por lo Koltesiano y por lo Camusiano, desarrollando textos a decir desde el bajo fondo.