Posted on 27 Sep 2016

Próximo a cumplir 40 años de vida musical, su director y formador hace un recorrido por estas cuatro décadas que han llevado a la agrupación coral universitaria de la UPLA a ser considerada como una de las más reconocidas a nivel nacional.

Carlos Hernández Silva

Carlos Hernández Silva

El 7 de octubre se cumplen 40 años de la formación del Coro de Cámara de la Universidad de Playa Ancha, agrupación que nació en 1976 producto de una necesidad musical que exigían los actos oficiales de la entonces Facultad de Educación y Letras de la Universidad de Chile que requería un elenco que interpretara el Himno Nacional y el de la universidad principalmente en las ceremonias de titulación.

De esta forma, fue el docente Carlos Hernández Silva, quien reunió a un grupo de estudiantes de la clase de Práctica Coral de la carrera de Pedagogía en Educación Musical como respuesta a esa petición, dando origen a este conjunto que se apresta a conmemorar cuatro décadas de trayectoria musical que celebrarán con un gran concierto el viernes 7 de octubre en el Teatro Municipal de Valparaíso.

Han sido cientos los jóvenes que han pasado por la filas del Coro de Cámara de la UPLA y múltiples las presentaciones que ha realizado durante este extenso periodo donde su gran calidad artística le ha valido ser invitado a reconocidos festivales internacionales en Argentina, México, España y Brasil. A esto se agrega el hecho de ser uno de los coros fundadores en 1986 de la Corporación Coral Universitaria de Chile, y la grabación de dos CD en 1996 y 2009.

Carlos Hernández Silva reconoció que comenzaron con un repertorio muy básico, sin la experiencia necesaria, pero que con el correr del tiempo fueron dándose cuenta musicalmente de otras cosas. “En lo personal me sirvió mucho el haber pertenecido previamente al Coro de Cámara de la Universidad de Chile donde tuve como maestros a Marco Dusi y Belfort Ruz, con quienes incursioné en muchos repertorios que dieron pie a una especie de arreglos corales basados en música chilena específicamente, y armamos nuestro propio repertorio que son varios”.

Coro de Cámara UPLA

Coro de Cámara UPLA

-¿Cuál ha sido el sello de la agrupación en estas cuatro décadas?

“El sello del Coro de Cámara ha sido identificarse con Valparaíso, porque el que no vive en esta ciudad no sabe la realidad que se siente. Por lo tanto, el que vive aquí siente su ciudad y esa es una realidad que te lleva a cantar con profundidad. No es lo mismo cantar mentalmente una canción que cantarla de corazón. Entonces, eso es lo que busco de cada integrante y les digo a los jóvenes que tienen que aprender de ello. Hay una marca registrada, y eso lo considero valioso”.

-¿Han sido difíciles estos 40 años de trayectoria?

“Para nada, ciertamente hay momentos complejos, pero son más las alegrías. Como director muchas veces me he preguntado por qué sigo haciendo cosas con el Coro, e incluso he dicho dejo todo, pero a la hora siguiente pienso todo lo contrario y se vuelve a hacer lo mismo.

Es difícil que uno pueda dejar esto drásticamente. El que nace músico sigue cantando y haciendo las cosas como tienen que ser. Pero quiero dejar claro que no me arrepiento de continuar con esta agrupación, y como dice el dicho si tuviera que nacer de nuevo haría lo mismo”.

Coro de Cámara

La agrupación ha sido dirigida desde sus inicios por el docente Carlos Hernández.

-¿Cuál ha sido el principal objetivo del Coro en estos 40 años de existencia?

“Nuestro principal objetivo durante este periodo, y que actualmente se mantiene, es que hay una trayectoria que cuidar. Buscamos siempre preservar el estilo de canto que tenemos, cuidar la afinación, y la interpretación de las obras. Es decir, hay que mantener el nivel que el Coro ha tenido a lo largo de su historia.

Sin embargo, hacerlo cuesta mucho, más todavía si sus integrantes se renuevan anualmente. Por eso el Coro comienza los ensayos una semana antes que el inicio de las clases. Para ello se trabaja con la base que quedó del año anterior, y ahí se espera que ingresen nuevos integrantes, previo a un llamado y selección. En el camino se van viendo los nuevos elementos, pero la tarea es esa y recién en el mes de julio se comienza a afiatar el equipo en aspectos como trabajo técnico y aprendizaje de las obras. Generalmente son obras que no son fáciles, son complejas porque hay división de voces y sobre todo porque sus colores deben ser por cuerdas bien unificadas. Entonces, eso es lo que más demora”.

-¿Cuál es el legado del Coro de Cámara?

“El legado es que su impronta ha sido replicada por exintegrantes del Coro que hoy dirigen sus propias agrupaciones en distintas entidades universitarias. Quiero dejar en claro que esto se da porque nosotros como carrera pedagógica de la UPLA somos unos convencidos de que nuestros exestudiantes aunque no pertenezcan al Coro son buenos profesionales. En la parte musical son sobresalientes. Por ejemplo, en colegios donde nos invitan a dar conciertos te vas a encontrar con exalumnos de Música que están muy bien considerados. Los integrantes del Coro, por cierto, tienen esa característica porque somos parte de una carrera que prepara buenas personas, profesores y pedagogos. Son cosas distintas, pero en el fondo se engloba en una sola formación profesional, y eso para mí es tremendamente satisfactorio”.

Coro de Cámara 1997

En 1986 el Coro de Cámara fue uno de los fundadores de la Corporación Coral Universitaria de Chile.

-En cuanto al repertorio ¿cómo se elige y trabaja?

“A mí siempre me ha acompañado la parte auditiva y he acertado en elegir el repertorio. Siempre busco las melodías que más suenan o que al público más le agrada, luego hago el arreglo coral y se lo presento a los integrantes, esa es la receta, por lo menos la que yo tengo desde el principio de la agrupación. Pero lo importante es la interpretación del Coro que es inigualable, incluso me han pedido arreglos de otros coros y no suenan igual, suenan muy planos.

Durante estos 40 años se han hecho principalmente composiciones de Violeta Parra, Jaime Atria, Víctor Jara, Gervasio, Desiderio Arenas, entre otros, y no por una cuestión política. Soy un convencido que la música cantada de cualquier plataforma va a ser igual para el que sabe y aprecia el arte y la música”.

-¿Cómo vislumbra el futuro del Coro de Cámara?

“Ojalá siga eternamente, obviamente yo no, pero espero que las personas que me sucedan en esta labor continúen de la misma manera. Lo que me deja tranquilo es que hay gente, personas que pueden hacerlo. Eso es lo que uno piensa para el futuro y ojalá sean los mismos exalumnos los que tengan esa mirada de decidir “yo quiero seguir” o hacer algo similar. Eso es lo que espero”.

Coro de Cámara '70

En sus 40 años el Coro ha hecho principalmente composiciones de Violeta Parra, Jaime Atria, Víctor Jara, Gervasio, Desiderio Arenas, entre otros.

-¿Qué ha significado para usted ser parte de esta agrupación coral?

“Para mí el Coro de Cámara es un orgullo que nació de una casualidad producto de la necesidad de un elenco para ciertas ceremonias. Es una maravilla musical que aprecio y que llevo muy dentro, primero como corista y luego como director, roles que me han permitido pasar cuatro décadas y un poco más deteniéndome en lo mismo, haciendo lo que me gusta. Por eso a todos los integrantes que han pasado y actuales los aprecio de la misma forma y al mismo nivel. Para mí es un orgullo, es una maravilla tener gente como la que tengo hoy y la que he tenido a lo largo de estos 40 años de trayectoria. Por eso digo que es una casualidad porque estas cosas nacen, le tomas el sabor, y después te quedas”.

-¿Cómo están preparando la conmemoración de sus 40 años?

“Lo estamos preparando con un gran concierto a realizarse el viernes 7 de octubre en el Teatro Municipal de Valparaíso (19.00 horas) el cual se dividirá en dos partes: La primera será la interpretación a capela de los arreglos corales de autores chilenos con los que cuenta la agrupación; y la segunda una obra sinfónica coral con la Orquesta de Cámara de Valparaíso, que dirige Gonzalo Venegas, y que en conjunto presentaremos la Misa de Coronación de Wolfgang Amadeus Mozart en compañía de una parte de los exintegrantes del coro.

Para ello se está trabajando muy firme y ensayando con la orquesta y coro. No ha sido fácil poder montar una obra grande cuando hay que conjugar varios elementos para llegar a ese momento muy bien preparados. Espero que todo salga bien, y que el público que nos acompañe quede conforme”.