Posted on 25 May 2015

Alberto Madrid Letelier, decano de la Facultad de Arte, pronostica para este 2015 un fuerte trabajo en áreas como la reacreditación, innovación curricular, vinculación con el medio, investigación y creación, calidad de la enseñanza y participación.

Alberto Madrid Letelier

Alberto Madrid Letelier

Con recién dos meses en el cargo de decano de la Facultad de Arte de la Universidad de Playa Ancha, Alberto Madrid Letelier, califica este tiempo como un periodo de revisión y ordenamiento de la unidad. Ambas actividades, según Madrid, están guiadas por el Plan de Desarrollo Estratégico de la universidad, con el proceso de aseguramiento de calidad de la UPLA para el 2016, y el Plan Estratégico de la Facultad vigente (2011-2015) y que necesariamente debe ser evaluado y actualizado.

La máxima autoridad de la Facultad de Arte reconoció que son múltiples las acciones a seguir durante este 2015. “Este año, además de velar por el proceso de acreditación de la carrera de Licenciatura en Arte, debemos sumergirnos en las exigencias del Convenio de Desempeño Mediano que tiene que ver con la innovación curricular. De modo que vamos a entrar en situación de trabajo con las carreras de Licenciatura en Arte, Teatro, Diseño Gráfico y Dibujante Proyectista respecto de analizar el perfil de egreso de los alumnos, y de qué modo se visualiza y materializa a través de sus respectivas currículas”.

-¿Qué otros aspectos son importantes en su gestión?

“Nosotros estamos visualizando como Facultad tres ejes relacionados con arte-patrimonio, arte-tecnología, y arte-educación artística que deberían ser nuestras matrices epistemológicas respecto de cómo orientar el futuro Plan de Desarrollo de la Facultad.

En ese sentido, en el proceso de postulación al decanato planteaba como idea principal la reforma posible, que pasa por la necesidad de las acciones que debemos realizar tendiente al tema de la calidad de la educación, que no es solamente un problema de la Facultad o de la universidad, sino que es un problema nacional que se encuentra enmarcado en la Reforma de la Educación Superior”.

Facultad de Arte

Facultad de Arte

-De acuerdo a estos lineamientos, ¿cómo se proyecta la Facultad de Arte?

“Se proyecta respecto a estos tres núcleos disciplinares. Además, se suma el cumplimiento del Plan de Desarrollo de la Facultad que dice relación con la vinculación con el medio que apunta a enfatizar el quehacer docente creativo, en el sentido que actualmente existen académicos que además son artistas y que los estudiantes deben conocer y reconocer el trabajo de ellos en toda su dimensión. Asimismo, se buscará potenciar y proyectar la Sala de Teatro y los elencos musicales, y cómo estos se transforman en una instancia de visibilización de la tradición de la unidad.

También queremos enfatizar, a propósito de la necesidad que está viviendo el país respecto a temas vinculados a la calidad de la enseñanza, de qué modo vinculamos a nuestros alumnos a través de sus prácticas con la sociedad en general”.

-Es decir, ¿estas medidas son su principal desafío como decano?

“Como desafío de decanatura, está principalmente el deseo de avanzar y de profundizar transformaciones que sean significativas, y que dicen relación con el tema de la calidad de la enseñanza de nuestros estudiantes. En ese aspecto debo mencionar que existe una instancia transversal que es la Comisión Curricular, y en ese espacio es importante cómo los alumnos pueden retroalimentar la información respecto de lo que están recibiendo, como la necesidad de transformaciones curriculares y la proyección de lo que puede ser su desempeño a futuro”.

Académicos Facultad de Arte

Académicos Facultad de Arte

-¿Cuál es el rol de los académicos para llevar a cabo estas medidas?

“El papel de los académicos pasa por una situación de ordenamiento y de tener actualizada las comisiones curriculares de la Facultad. ¿Cuál es la importancia de estas? Que es una instancia donde participan académicos, estudiantes y empleadores que nos permiten aportar indicadores sobre lo que estamos haciendo. Por ejemplo, los docentes en lo específico deben aportar en la revisión y actualización de los contenidos que estamos entregando en las distintas asignaturas. En el caso de los empleadores, informar sobre los niveles de empleabilidad, y cómo es el desempeño de nuestros futuros profesionales en el sistema formal o en las diferentes labores que están desempeñando”.

-Usted se refiere a los académicos y estudiantes, ¿pero qué importancia adquieren los funcionarios en su plan de trabajo?

“La observación que hace no es menor, porque pasa por una situación interna de la universidad. Se debe tener presente que nuestra institución está a la espera de la Ley Orgánica, pero internamente ya aprobó el reglamento de lo que es la participación triestamental. De modo que, como conducción de la gestión hay que velar porque cada una de las partes se sienta integrada, y el desarrollo de una Facultad pasa por el compromiso de todas las instancias. Es decir, para la universidad un eje importante es la relación alumno-académico, pero también un eje importante para que esa relación se desarrolle en buenas condiciones, es clave el papel que cumplen los funcionarios en cuanto al cuidado y funcionamiento de la infraestructura. Me atrevería a decir que en este tiempo percibo un importante clima de expectación, de solidaridad y de acciones de cada una de las instancias respecto a la materialización y transformaciones que se pueden ir produciendo con el inicio de una nueva gestión”.

Facultad de Arte UPLA

Facultad de Arte UPLA

-En este clima de expectación y solidaridad ¿cómo le gustaría que se evalúe este periodo que se inicia?

“El periodo de decanatura, específicamente son tres años. Por cierto es un tiempo que se hace muy corto, pero personalmente lo que me gustaría es que nuestra gestión se evalúe por lograr visibilizar y posibilitar un proceso de recambio generacional, promover la emergencia de nuevos cuadros académicos, y por lograr en un corto plazo sistematizar lo que es la investigación y la creación. En ese contexto me parece que cada día va a ser más relevante el papel que cumple la educación artística. No es casual que como Facultad tengamos un programa en esa línea, porque efectivamente fue pensado en orientar ese saber que es clave en la característica del tipo de sociedad que estamos viviendo, donde se necesitan sujetos flexibles, creativos, y con capacidad de adaptarse a los cambios.

Desde esa perspectiva queremos aportar la experiencia y el deseo de pensar la Facultad frente a los nuevos escenarios que se están sucediendo. Fundamentalmente necesitamos, no solamente cumplir una gestión administrativa, sino que por el momento que estamos viviendo como país, pensar sobre el rol de nuestras instituciones y dentro de ellas la institución universitaria”.

-¿Qué mensaje le entregaría a las personas que componen la Facultad, respecto a su gestión?

“El mensaje más importante es la necesidad de que participen en cada una de las instancias que contempla el reglamento, para que puedan expresar sus expectativas y sus anhelos en ese proceso de transformación. De modo que, y sobre todo por una situación puntual que está viviendo Chile, me parece que es importante tener presente que cada una de las partes, así como tienen derecho también tienen deberes, y esos deberes pasan por expresarlo con su participación y canalizarlo en las instancias orgánicas que existen”.

Alumnos de Licenciatura en Arte

Alumnos de Licenciatura en Arte

ESTUDIANTES MATRICULADOS

-Respecto al aumento de matriculados en los últimos dos años ¿de qué forma se potenciará el trabajo para continuar con esta tendencia?

“Como Facultad este año recibimos 216 nuevos estudiantes, versus los 180 de 2014. Es decir, por una parte es necesario que aumente el número de alumnos, porque eso incide en el financiamiento, pero me parece que es más relevante que pensemos el tema de la calidad de la formación que estamos dando. Y en esa instancia hay dos momentos que son sumamente importantes: uno es el índice de retención, de acompañamiento que se le debe dar al alumno frente a dificultades con el aprendizaje y a carencias de competencias; y dos, que es muy necesario sistematizar y regularizar lo que dice relación con los procesos de titulación. Los estudiantes necesitan cumplir en los años establecidos las currículas, sobre todo pensando que no solo deben quedarse con la obtención de una licenciatura, sino que necesitan seguir estudios de postgrado. Entonces en la medida que velemos porque se cumplan los tiempos, vamos a estar favoreciendo la posibilidad que se amplíe a nuevos niveles de estudio a través de postgrados.

Hay una situación que es muy característica y positiva de estos tiempos que es el tema de la movilidad estudiantil. Es decir, hay ya varias promociones de estudiantes que tienen la posibilidad de desarrollar su currícula, no solamente en la Facultad, sino que en otras universidades del país y del extranjero. Eso es un elemento sumamente relevante en términos de cómo hoy se están formando alumnos, quienes ya no se apegan a la restricción de una currícula específica, sino que tienen la posibilidad de estudiar en otras instituciones que tienen convenio con nuestra casa de estudios”.